eficiencia
  • Certificado de Eficiencia Energética
  • Operaciones vinculadas: valoración y documentación de las operaciones

 

Certificado de Eficicencia Energética

Tu Certificado de Eficiencia Energética al mejor precio

CERTIFICACIÓN ENERGÉTICA DE EDIFICIOS EXISTENTES (CEEX)

Con el objetivo de valorar y comparar la Eficiencia Energética de los edificios se redactó el Real Decreto 235/2013 de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la Certificación de la Eficiencia Energética de los Edificios, (que regula y amplia el Real Decreto 47/2007 y que traspone la Directiva Europea 2002/91/CE y parcialmente la Directiva 2010/31/UE) implanta un procedimiento de certificación, enfocado a los edificios, que pone a disposición del usuario (comprador o inquilino) una información objetiva sobre el consumo energético del inmueble, mediante el cual se favorecerá la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro de energía, punto clave para reducir el consumo energético de la masa inmobiliaria española.

Primeramente, se considera básico establecer la definición de Eficiencia Energética, que a efectos del procedimiento, se atenderá a la redactada en el Real Decreto.

Eficiencia energética de un edificio: consumo de energía, calculado o medido, que se estima necesario para satisfacer la demanda energética del edificio en unas condiciones normales de funcionamiento y ocupación, que incluirá, entre otras cosas, la energía consumida en calefacción, la refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente sanitaria y la iluminación.

A partir del 1 de junio de 2013, los edificios que sean objeto de compraventa o de arrendamiento deberán disponer del Certificado de Eficiencia Energética. Asimismo, los proyectos de edificios deberán contar con dicho Certificado, el cual constará de dos fases: un C.E.E. de proyecto y otro de C.E.E. de Edificio terminado, este último certificará que la realidad se adecúa a lo que se indicó en el proyecto. El certificado de eficiencia energética tendrá una validez de diez años.

El R.D. establece la obligatoriedad para el año 2020 de construir edificios de consumo energético casi nulo, concepto a desarrollar y que se recogerá en el CTE.

La Certificación de Eficiencia Energética de un edificio es el proceso por el que se verifica la conformidad de la calificación energética obtenida con el edificio existente y que conduce a la expedición del C.E.E. Dicho Certificado será suscrito por técnicos que estén en posesión de la titularidad académica y profesional habilitante para la realización de proyectos de edificación o de sus instalaciones térmicas, y deberá ser registrado en el Órgano competente.

El responsable de encargar y conservar el C.E.E. será el promotor o propietario del edificio o de parte del mismo, ya sea de nueva construcción o existente. Para unidades de edificio tales como viviendas o locales de titularidad jurídica diferente, la Certificación Energética se podrá realizar de una o varias viviendas representativas del mismo edificio (con las mismas características energéticas), lo mismo ocurre con las viviendas unifamiliares de similar tamaño y características, siempre que el Técnico Certificador garantice la correspondencia. Los locales se deben certificar antes de la apertura del local .

Los edificios que tienen la obligación de tener un C.E.E. serán todos los de nueva construcción, los edificios o partes de edificios existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario, y todos los edificios públicos en los que la Autoridad ocupe más de 250 m2 y sean de pública concurrencia.

Los edificios que No tienen obligación de tener C.E.E. serán los edificios y monumentos protegidos oficialmente, edificios o partes destinados a culto o actividades religiosas, construcciones provisionales (<2 años), Edificios industriales, de la defensa y agrícolas no residenciales, edificios aislados con superficie útil inferior a 50 m2, los destinados a reformas importantes o demolición, y los que su uso sea inferior a 4 meses o tengan un 25% del consumo energético teórico anual.

La Etiqueta de Eficiencia Energética debe incorporarse a toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o publicidad del edificio, el Certificado de Eficiencia Energética deberá ser mostrado a todo posible comprador o arrendatario que lo solicite y puesto a disposición del adquiriente y de las autoridades.

En el caso de realizar obras o, de manera general, cuando se considere que existen variaciones que puedan modificar el certificado y la Calificación Energética, se podrá -voluntariamente- actualizar la Certificación Energética (por ejemplo, ante un cambio de ventanas de la vivienda), lo cual podría derivar en una revalorización derivada de un aumento de la categoría.

El procedimiento de CEEX establece un grado de eficiencia energética basado en las emisiones de CO2 derivadas de los consumos asociados a las necesidades de calefacción, refrigeración, calentamiento de agua, ventilación e iluminación.

CLASIFICACIÓN ENERGÉTICA.

La escala de eficiencia energética en edificación abarca desde la letra A a la letra G, está basada en las emisiones de CO2 (C1 y C2) y son resultado de la división entre las emisiones del edificio en cuestión y un edificio de similares características y que cumple, bien los requisitos relativos a el Código Técnico de la Edificación, o respecto de edificios existentes, en cuyo caso la referencia corresponde a unos valores medios de emisiones relativos al parque edificatorio existente y con características similares al edificio objeto.

La Etiqueta Energética clasifica los edificios dentro de una escala de siete letras, que parte de la letra G (edificio menos eficiente) a la letra A (edificio más eficiente).

Adicionalmente, se podrán aportar medidas de mejora de la eficiencia energética que permiten la definición de conjuntos de medidas por parte del técnico certificador, así como la realización de un análisis económico de estas medidas a partir de los costes de inversión, los ahorros de energía conseguidos y las facturas reales de energía del edificio. Con esta información el propietario del edificio podrá valorar y acometer las acciones de renovación con el objeto de mejorar su calificación energética.

Finalmente, se emitirá el Certificado de Eficiencia Energética que recoge la Etiqueta Energética. Dicho certificado deberá estar disponible tanto para el posible comprador o arrendatario, como para los agentes de inspección que por parte de la Administración se designen.

ELEMENTOS CLAVE EN LA VIVIENDA PARA UNA EFICIENCIA ENERGÉTICA

Existen una serie Medidas Activas de ahorro energético, que mejoran la eficiencia de los sistemas de calefacción, refrigeración o iluminación: caldera de condensación, bomba de calor en aparatos de refrigeración o lámparas de bajo consumo.

Por otra parte, Medidas Pasivas de ahorro energético, que disminuyen la demanda energética del edificio: aislamiento de la fachada, ventanas de doble acristalamiento, protecciones solares, etc.

Las medidas para aumentar la eficiencia energética, y por tanto el ahorro pueden dividirse en dos grupos. Por un lado las medidas relativas a la envolvente y elementos constructivos: mejoras en la envolvente, fachadas, cubiertas, y huecos, (ventanas y vidrios). Por otro lado medidas sobre los sistemas: equipos de climatización y producción de agua caliente sanitaria y la iluminación. La sustitución de calderas por otras de alto rendimiento, condensación, etc., son medidas muy habituales con las que conseguiremos ahorros energéticos, la sustitución de terminales (radiadores) también repercutirán positivamente. Por último, los sistemas de control y gestión de iluminación y de climatización